Felicidad es...

Desde filósofos hasta gente común y corriente como yo, se han preguntado por aañooosss qué es la felicidad, más importante: ¿Cómo se consigue?
Acompáñame en mi entrada de journal del día de hoy, en donde desgloso lo que considero que es la felicidad y te cuento algunas maneras de lograrlo por si quieres ponerlas en práctica.

 

Opiniones hay muchas, pero todas concuerdan con que es un sentimiento. Es el sentimiento de estar en estado de paz, satisfacción y tranquilidad; espiritual y físicamente. ¿Cómo se consigue ese estado?, encontrando una actividad que nos satisfaga por completo. Esas actividades son las que nos hacen perder la noción del tiempo, que absorben nuestra atención y hacen que nuestra alma salte de alegría. Mientras más tiempo empleemos en hacer esas actividades, más creamos esos hábitos de sentirnos felices.
Saber cuál es esa actividad es conocerte a ti misma, es hacer una introspección de vez en cuando para alinearte al camino que quieres para ti. Depende de ti y sólo de ti, sentirte feliz. Este sentimiento tiene un significado distinto para cada una de nosotras. Puede ser desde estar con la naturaleza, reír con los que más amas, pasar tiempo con tus hijos, escuchar las olas del mar, una buena conversación, leyendo un libro con un buen café, acurrucada en tu cama cuando llueve, bailar hasta más no poder, viajar, dibujar, escribir, ver Netflix, besar a tu pareja o hasta estar en silencio contigo misma.
Sin duda alguna, todos debemos entender que la felicidad es el camino, es la trayectoria…no el destino final. Estamos en constante evolución, nuestras metas cambian en cada etapa de nuestras vidas y siempre vamos a querer más. Cuando la expectativa que tienes de lo que debería ser para ti una vida feliz, coincide con lo que tienes en ese mismo momento, eres feliz, pero qué pasa si no?

 

 

La sociedad en que vivimos nos enseña que la felicidad la encuentras cuando consigues algo material o la pareja ´X´ o el puesto de trabajo tal, pero todo eso es externo. La sociedad juega un papel muy importante a lo que a tener una vida feliz se refiere. Lo vincula a tener el celular más nuevo, el carro último modelo, ropa de exclusivas marcas, casas ostentosas, etc. Digo no me malinterpretes, aspirar a tener y obtener algunas de esas cosas no te va a hacer sentir mal, que conste que no te estoy diciendo que para ser feliz no debes tener nada de eso. Lo que quiero decirte es que la clave para que obtener esas cosas materiales nos haga sentir bien, es sentirse feliz en el camino a tenerlas. Por ende es una forma de vida, no un destino final.
Mi consejo: Encuentra la o las actividades que alimentan tu alma. Aspira a tener lo que realmente quieres, pero para ti, para nadie más y diviértete en el trayecto hacia esa meta. Que lo que digan los demás o las situaciones del día a día no te influyan, tu felicidad está en tus manos. Claro, es más fácil decirlo que hacerlo…pero pon en práctica lo siguiente. AGRADECE. TODOS. LOS. DÍAS. Gratitud es una práctica que te ayuda a estar contenta con lo que tienes (mucho o poco) y atrae más de lo que deseas. Agradece desde que estas viva, que te despertaste en tu cama, el sonido de los pajaritos, el cielo azul con nubes de diferentes formas, la lluvia, el que tienes familia o alguien que te ama, tu trabajo (sea cual sea, muchos necesitan uno y no lo tienen), tu escuela, la manera de transportarte, tu hogar, tus amigos, tu pareja, tus hijos, tu salud, y por ahí te vas. Incluso puedes agradecer por las metas que tienes, aunque no se hayan manifestado físicamente todavía. Agradécelas y siéntelas, cierra los ojos e imagina cómo te sentirías si ya la tuvieras realizada. Agradece las experiencias vividas con tus amigos, tu familia, y que tu prioridad siempre seas TÚ, el amor hacia ti, hacia los demás y a la vida. Lo intentas?

 

 

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published